Aceite de almendras

Existen dos tipos de aceite de almendras, dulce o amargo. El aceite dulce es el mas conocido popularmente. Este tipo de aceite aporta grandes beneficios para el pelo, la piel y la salud en general. Gracias a esto, es un producto muy utilizado para tratamientos de belleza.

¿Por qué comprar aceite de almendras?

El aceite de almendras se emplea mayormente para usos cosméticos y tratamientos cutáneos. Gracias a sus propiedades, es empleado para tratamientos de problemas de acné, alergias y eccemas.

Es es mejor remedio para prevenir manchas en la piel y un envejecimiento prematuro. Tiene componentes antioxidantes que favorecen la regeneración de las células y reducir los efectos negativos de los rayos solares ultravioletas.

Contiene vitaminas A, B y E lo que es muy apropiado para tratamientos de la piel. Incluso a otros productos se les añade como aditivo este aceite para mejorar sus características.

Tiene una alto poder de hidratación de la piel absorbiéndose muy fácilmente sin obstruir los poros y manteniendo un buen nivel de hidratación. Alivia la piel que se encuentra irritada o muy seca de manera rápida dejándola lisa, suave y muy nutrida.

Para tratamientos faciales, el aceite de almendras mantiene un cutis brillante mejorando su aspecto y revitalizandolo. Hidrata mejor que otros aceites accediendo a la piel con mucha mas profundidad.

Se emplea también para tratar los labios cortados por el frió o sequedad. Para los sarpullidos, el aceite de almendras es la mejor solución por su alto poder de regeneración e hidratación.

Puedes utilizar este aceites para realizar masajes, contribuyendo a la relajación, calmar la ansiedad, los nervios y el estrés. A su vez, favorece el alivio de inflamaciones cutáneas producidas por herpes o sequedad.